Volver a: Jesús es el Señor > 1. Edificando un sólido fundamento