Ni frío ni caliente

Volver a: Jesús es el Señor > 4. Caliente, frío o tibio