Volver a: Jesús es el Señor > 2. Confianza total